Piedras Mágicas
Biblibografia, Coleccionismo, Gemoterapia, Piedras del Horóscopo, Runas, Canalizadores, Sanación, Reiki, Péndulos, Chakras, Cristaloterapia, geodas energeticas, Adivinación

 
Agata - Amatistas - Carneola - Ambar - Aragonito - Aventurina - Azabache - Calcedonia - Calcita - Citrino - Coral - Cuarzo - Cuarzo Rosa - Cuarzo Rutilado - Diamante - Esmeralda - Granates - Hematites - Jade - Jaspe Rojo - Lapislazuli - Malaquita - Obsidiana - Ojo de Gato - Ojo de Tigre - Onix - Opalo - Perla - Piedra de Luna - Piedra del Sol - Pirita - Rubi - Rutilo - Topacio - Turmalina - Turquesa - Zafiro
   
   
Piedras del Horosocopo
Péndulos
Artes Adivinatorias
Los 7 Chacras
   
   
Enlaces
   
 

Piedras Magicas

PIEDRAS MAGICAS

Todo lo que necesitas saber de las Piedras Magicas


   
 
 

Los Chakras

Los 7 chakras basicos


Los Chakras

Según el hinduismo y algunas culturas asiáticas, los chakras son vórtices energéticos situados en los cuerpos sutiles del ser humano, llamados Kāma rupa ('forma del deseo') o linga sharira ('cuerpo simbólico'). Su tarea es la recepción, acumulación, transformación y distribución de la energía llamada prana.

Cada uno de estos centros se asemeja a una flor abierta y posee ciertos colores que son más o menos brillantes según el estado evolutivo de la persona.

La palabra chakra proviene del sanscrito y se traduce como rueda, por referirse a las ruedas de energía del cuerpo etéreo que da vida a una parte de nuestro cuerpo físico.

La energía que actúa detrás de nuestro cuerpo físico se desenvuelve dentro de un sistema muy perfecto. Dentro de cada ser existe una inmensa red de nervios que interpretan todo lo que acontece en el mundo exterior.

Los chakras son los puntos energéticos que gobiernan nuestro cuerpo físico al propio tiempo que regulan la absorción y salida de la energía. Cuando un chakra se desarrolla a través de nuestro trabajo con él, pasa de un estado de latencia a un estado de actividad que será más o menos grande según lo que lo hayamos desarrollado.

Los chakras son descritos en los textos tántricos como Sat-Cakra-Nirupana, y el Padaka-Pancaka, como energía que emana de lo espiritual y que gradualmente se hace concreta, creando distintos niveles de chakras, y que eventualmente halla su reposo en el chakra Muladhara.

La energía liberada en la creación, llamada Kundalini, yace dormida, entonces, en la base de la espina. Por ende, es el propósito del yoga tántrico o kundalini el manifestar esta energía, y hacerla elevar a través del canal central pasando por los chakras, hasta que la unión con el Absoluto sea lograda en el chakra Sahasrara en la cabeza.

Se dice que los siete chakras reflejan como el sentido humano (el humano inmortal o el alma), es dividido para manejar distintos aspectos de la vida terrenal (cuerpo/instinto/energía vital/emociones/comunicación/contacto con lo Absoluto).

Los chakras se asocian con diferentes niveles de delicadeza espiritual, con Sahasrara en la posición más alta relacionado con el puro sentido, y Muladhara en la menor posición estando relacionado con la materia.

Su Origen y Desarrollo de los chakras

La mención más antigua de los chakras se encuentra en los Upanishad, incluyendo específicamente el Upanishad Brahman y el Upanishad Yogatattva. Estos modelos fueron adaptados en el Budismo Tibetano como la teoría Vajrayana, y en la teoría Tántrica Shakta.

Los chakras son descritos en los textos tántricos como Sat-Cakra-Nirupana, y el Padaka-Pancaka, como energía que emana de lo espiritual y que gradualmente se hace concreta, creando distintos niveles de chakras, y que eventualmente halla su reposo en el chakra Muladhara.

La energía liberada en la creación, llamada Kundalini, yace dormida, entonces, en la base de la espina. Por ende, es el propósito del yoga tántrico o kundalini el manifestar esta energía, y hacerla elevar a través del canal central pasando por los chakras, hasta que la unión con el Absoluto sea lograda en el chakra Sahasrara en la cabeza.

Se dice que los siete chakras reflejan como el sentido humano (el humano inmortal o el alma), es dividido para manejar distintos aspectos de la vida terrenal (cuerpo/instinto/energía vital/emociones/comunicación/contacto con lo Absoluto).

Los chakras se asocian con diferentes niveles de delicadeza espiritual, con Sahasrara en la posición más alta relacionado con el puro sentido, y Muladhara en la menor posición estando relacionado con la materia.

Hay otros varios modelos de chakras en otras tradiciones, incluyendo la Medicina China y el Budismo Tibetano. Y también se pueden hacer interpretaciones del kabbalah judío y el sufismo islámico.

 

Cada chakra es un vórtice de energía en miniatura, girando en el sentido contrario de las agujas del reloj. Cada chakra tiene dos extremos conectados, uno para la parte frontal del cuerpo y otro para la espalda.

Dependiendo de la salud de la persona y su evolución,la fuerza con la que "brillan", su apertura y la velocidad de su giro serán de diferentes maneras.

Cuanto más evolucionada esté la persona, más abiertos estarán sus chakras y más armoniosos serán su giro y brillo. A medida que se crece se van abriendo de abajo a arriba.

Cuando hay momentos de fuerte intensidad emocional, el chakra relacionado con la situación aumenta su actividad respondiendo con sensaciones de hormingueo, zumbido, a veces incluso dolor.

Podría decirse que son vórtices de energía localizados en el cuerpo asociados a funciones tanto biológicas como mentales y emocionales, que nos permiten interactuar con la energía del entorno y la energía emocional tanto de los otros como con la nuestra propia.

Los colores con los que se representan los chakras estén ordenados de la misma manera que los que abarca la percepción humana.

El chakra muladhara representado con el color rojo, está asociado a los mismos conceptos con los que se asocia el color en areas tan dispares como la decoración de interiores y el esoterismo.

Podría postularse una asociación intuitiva entre los efectos de la energía que desprende ese color y cómo la procesa nuestro cuerpo, en base a un centro de energía que responde a ella a nivel muy sutil.